sábado, 27 de febrero de 2016

KIKO MARTÍNEZ Y LEO SANTA CRUZ PROMETEN GUERRA

ESPN Digital

Kiko Martínez especula poco, su idea es abrumar al adversario hasta conseguir llevarlo contra las cuerdas. Ese error (recostarse a las cuerdas) cometió la mayoría de sus rivales y así les fue. El martilleo a la zona media, los golpes curvos por afuera y hasta rectas por el centro de la guardia, son las principales herramientas en el arsenal del español cuando le permiten fajarse con el rival recostado contra el ensogado.
Leo Santa Cruz no duden que, además de buscar imponer su mejor distancia y agresividad desde el vamos, evitará por todos los medios recurrir a las cuerdas, algo que realizó a menudo ante Abner Mares pero que será materia prohibida frente a Martínez. No obstante, si ello llegara a ocurrir, Santa Cruz deberá tener mucho cuidado a la hora de soltar golpes desde esa posición defensiva. El español sabe poner golpes a contramano del rival. O sea, cuando el oponente lanza su derecha, el acepta recibir el impacto y a su vez lanza su propia derecha. Así masacró al colombiano Romero.
La defensa hermética, los golpes largos de poder y los ganchos sorpresivos por el centro de la guardia enemiga, en la media distancia, deberían darle la victoria por la vía rápida a Leo Santa Cruz. Obviamente, es el gran favorito para llevarse la pelea.
Kiko Martínez, dependerá de su presión, su agresividad permanente, el golpeo al cuerpo de su rival, pero esencialmente dependerá de los errores de estrategia que pueda cometer Santa Cruz. Si el mexicano se desconcentra, si se toma algún descanso, si en algún instante le cede la iniciativa al español o se recuesta contra las sogas confiado en su buena defensa, esos momentos podría aprovecharlos Martínez para lastimarlo y hasta noquearlo.
Como sea, será una pelea explosiva, entretenida y que habla muy bien del camino que ha elegido en esta categoría Leo Santa Cruz de enfrentar a rivales de primer nivel. Kiko será una dura prueba, que además examinará las verdaderas fortalezas del mexicano que aspira a dominar una división repleta de grandes figuras.