viernes, 8 de abril de 2016

PACQUIAO: "YA CUESTA TRABAJO RECUPERARME DESPUÉS DE UNA PELEA"

RIGO CERVANTEZ
ESPN Digital

Luego de una carrera que ya se extiende por más de 21 años dentro del boxeo de paga, después de haberse ceñido 10 fajas de campeón mundial en ocho divisiones diferentes, Manny Pacquiao reconoce que ya no es el mismo de hace algunos años atras. Sin embargo, asegura estar a punto para subir nuévamente al cuadrilátero, tal vez por última vez, para enfrentar a Tim Bradley.
"Mi cuerpo, mi corazón, mi mente, me dicen que estoy listo para esta pelea", aseguró el 'Pacman' Filipino durante una jornada, parte de su preparación para la cita del 9 de abril, en Las Vegas, ante 'Desert Storm' en la que abrió de par en par las puertas de su campamento, en un acceso total, para ESPN.
Durante ese acercamiento a la intimidad de un hombre que busca hacer la transición de pugilista a Senador de su país, el congresista filipino durante los pasados cinco años, confiesa que ya la edad le empieza a pasar factura, en el boxeo.
"A mis 37 años de edad, lo más difícil, es la recuperación después de cada pelea. No es lo mismo que cuando me encontraba en plenitud, cuando era mucho más jóven," acepta Manny.
Durante la mayor parte del día, el equipo periodístico de ESPN estuvo cerca de Pacquiao, a unos cuantos días de haber llegado de Filipinas, aún sintiendo los estragos de la enorme diferencia en cuanto a los usos horarios, en su organismo.
Su rutina diaria consistía, en esos momentos, de acuerdo a Freddie Roach, de 10 rounds de trabajo en el gimnasio, luego de que durante las primeras horas de la mañana, puntualmente, a las 6 AM, realiza su acostumbrada carrera por las colinas de Hollywood, hasta llegar al Griffith Park.
Inicia su ascenso desde el bulevard Los Feliz y llega hasta el Observatorio.
Después desciende por las faldas de las montañas, por la parte no asfaltada, para finalizar realizando ejercicios abdominales.
Regresa a casa, desayuna y duerme una siesta.
Nonoy Neri, uno de los miembros importantes de su equipo de trabajo, le prepara la comida.
¿Qué ha sido lo más difícil de este entrenamiento?
"Ha sido lo mismo que para otras peleas, porque yo sigo disfrutando de lo que hago como boxeador."

¿Cómo está tu hombro derecho?
"Se encuentra muy bien. Por suerte he tenido la atención de mi doctor que me ha atendido muy bien"

¿Qué pasó con el hombro durante el pleito contra Floyd Mayweather?
"Antes de la pelea, yo me sentía muy bien. No sentía dolor, pero todo empezó a suceder a partir del cuarto asalto. Sentí algo y ya no pude competir"

¿Qué te quedó de ese 2 de mayo de 2015?
"Creo que a pesar de todo lo que me sucedió, yo quería seguir combatiendo y darle un espectáculo a los aficionados, que vieran acción. Hice lo que pude, lancé buenos golpes, pude resistir los que me conectó mi rival".

LLEGA AL WILD CARD
Como a la 1:30 de la tarde, Manny aparece por el gimnasio Wild Card.
A su llegada a su centro de entrenamientos de la calle Vine, entra muy serio, sin apenas saludar a los presentes.
Llega acompañado de todo su séquito: Buboy Fernández (entrenador), Nonoy Neri (cocinero y asistente del entrenador), Mike Konzz (asesor), Bobby Pacquiao (su hermano, quien también fue boxeador y que trae a la mascota de Manny, 'Pacman').
Marvin Zamodio, también asiste a Pacquiao, mientras trabaja en forma permanente para Freddie Roach, en el gimnasio privado que tiene instalado en la parte baja del Wild Card, donde Manny trabaja aproximadamente durante dos horas.

EL TRABAJO
Inicia con una corta sesión, unos 8 minutos, de estiramiento. Afloja los músculos, sobre el cuadrilátero.
Después hace sombra.
Freddie Roach trabajó con Manny Pacquiao en Filipinas y Los Angeles AP Photo
Sube al cuadrilátero Freddie Roach, con quien realiza unos 10 asaltos con la guanteleta.
Su entrenador por los últimos tres lustros, le dá todo tipo de indicaciones sobre las diferentes formas de lanzar sus golpes, cuando él tiene la iniciativa, lo mismo que cuando se trata de ripostar.
Durante varios asaltos, Freddie también lo 'amarra', lo abraza, para que Manny utilice su velocidad de piernas para salir del 'clinch', pero siempre lanzando golpes.
Al 'Pacman' se le vé fuerte, rápido de manos, como el Pacquiao de sus buenos días.
Después se baja del encordado, para entrarle a los aparatos, al costal, a la pera loca y a la perilla.
Finaliza, de nuevo, sobre el cuadrilátero, saltando la cuerda.

Termina su sesión de trabajo, con ejercicios de relajamiento, muscular, mental y espiritual, al estilo de yoga.
Al final, pide a todos los presentes guardar silencio, mientras él ora durante unos cuantos segundos.

BRADLEY Y TEDDY ATLAS

Frente a Tim Bradley, ¿qué esperas?
"Espero un combate lleno de acción. El cuenta con un nuevo entrenador, pero yo estaré bien preparado para la pelea".

Luego de 15 años con Freddie Roach, ¿cómo te ha influenciado, en todos los aspectos?
"Freddie Roach ha hecho grandes cosas en mi carrera de boxeador y yo solo espero que Teddy Atlas también sea de influencia para Tim Bradley y que de esa forma yo pueda enfrentar al mejor Bradley. Se trata de un rival con características muy interesantes, por todo lo que puede ofrecer bajo la batuta de un nuevo entrenador"

Tu último nocaut fue ante Miguel Cotto, el 14 de noviembre de 2009. Parece que no te ha resultado fácil lograr triunfos por la vía corta en las 147 libras. ¿Volverán los aficionados a ver al Pacquiao noqueador, el próximo 9 de abril?
"Voy a intentarlo. Si tengo la oportunidad, trataré de aprovecharla. Me gustaría poner punto final a mi carrera con un nocaut."

¿Por qué no han llegado los nocauts en los últimos seis años?
"No es fácil noquear en esta división, tomando en cuenta, que yo vengo de las 140 libras, que pudiera considerarse como mi peso natural. Incluso, creo que hasta podría combatir en las 135 libras."

¿Cual es tu motivación para esta pelea?
"Quiero ganar, y ganar en forma convincente. Considero que tengo todo para probar en esta pelea".

Sabiendo que existe cierta animosidad entre Freddie Roach y Teddy Atlas, ¿qué tanto tanto deseas darle a Freddie una victoria?
"En realidad, los que vamos a subir al cuadrilátero, somos Bradley y yo. Sin embargo, dentro de mi corazón, siento que debeo ganar también por Freddie Roach".

¿Qué es lo que te hace sentirte orgulloso como pugilista?
"Quiero probar que todavía estoy vigente como boxeador."

¿Fue Juan Manuel Márquez tu oponente más difícil?
"Yo considero que todos mis rivales han sido difíciles de vencer. Una pelea que recuerdo que fue muy complicada, fue la de Antonio Margarito, por su tamaño. Por más que le pegaba, no lo podía tumbar."

"Recuerdo la pelea contra Marco Antonio Barrera, en San Antonio, por el enorme apoyo de los aficionados que él tuvo esa noche. Todos apoyándolo a él".

Y a tí, te abuchearon.
"Así fue, pero yo no estaba nervioso, simplemente, me dediqué a pelear".

¿Y la de Erick 'Terrible' Morales?
"El ganó la primera. Yo estaba cortado, terminé los doce asaltos con la cara ensangrentada. Pero, en la segunda, yo tomé desquite".

¿Cómo ha sido tu relación con Miguel Cotto? Como rival, dentro del cuadrilátero y como compañero, pues comparten al mismo entrenador.
"Es una buena persona. Contamos con el mismo entrenador, el mejor en la historia del boxeo"

¿Cómo ha sido tu entrenamiento para este combate?
"Empezamos el trabajo para esta pelea en Filipinas. La temperatura allá era muy caliente y luego nos trasladamos a Los Angeles y tuve que acostumbrarme a las condiciones del clima. Me tomó más de una semane el habituarme al cambio de horario".

¿Qué clase de pelea se puede esperar de tu parte frente a Bradley?
"Quiero que vean a un Manny Pacquiao agresivo, fuerte," concluyó diciendo Manny Pacquiao, para luego abandonar el gimnasio y al salir, pasa a comer en el restaurante filipino que se encuentra al lado del Wild Card.

Pero Manny no es un cliente normal. El se fué hasta la cocina y le metió mano a los platillos que los cocineros del lugar estaban preparando.
Después, entonó algunas canciones, para regocijo de los presentes.

Regresó a su casa para volver a descansar durante algunas horas, pues se levantó para seguir las incidencias de un juego de basquetbol de Golden State, pues el deporte ráfaga es uno de sus favoritos, después del boxeo.