jueves, 11 de febrero de 2016

SAMUEL CARMONA, UN FUTURO PATRIARCA DEL BOXEO

PACO ROCHE
Marca.com

Se llaman Beats by Dr. Dre y son los auriculares de las estrellas. Los llevan LeBron James, Cristiano o Neymar y desde hace una semana también Samuel Carmona. Es el premio que se ha regalado por su exitoso -y lucrativo- debut en la Bundesliga. El canario venció al alemán Ronny Beblik, dos veces bronce europeo, por unanimidad (3:0) para dar el triunfo al Boxring Hanau, club para el que peleó en sustitución del lesionado Gabriel Escobar.
"Los alemanes terminaron coreando su nombre", recuerda el seleccionador, Rafael Lozano, que esa noche recibió un aluvión de llamadas de felicitación. Lozano reclutó a Carmona en el Campeonato de España de 2015, en el que quedó campeón de su categoría (49 kilos).
Lo invitó a integrarse en el equipo para seguir de cerca sus evoluciones. Dos meses después quedaba quinto en el Campeonato de Europa y, en el Mundial de octubre, sólo el cubano Joahnys Argilagos, a la postre campeón, logró pararlo. Carmona muestra los cascos con orgullo, aunque lo que más le ilusiona del premio es llevar a su madre "a los mejores restaurantes" cuando venga esta semana a la capital. Es la primera visita que le hace en los siete meses que el grancanario lleva en la Blume.
"Soy una persona muy familiar y mi madre es lo que más que quiero en la vida", explica el púgil. Los auriculares son sólo una anécdota en la insólita, por meteórica, progresión del púgil de La Isleta, que se estrenó con un quinto puesto continental y que en ocho combates internacionales sólo ha perdido dos, ante los campeones de Europa y del mundo. Pero una anécdota que ilustra el inconformismo, la determinación y la ambición que le han convertido en una de las grandes esperanzas del boxeo español de cara al Europeo de abril y al Preolímpico mundial de mayo, las dos citas en las que el equipo apurará sus opciones de estar en Río 2016.