domingo, 28 de febrero de 2016

LA BRAVURA DE KIKO MARTÍNEZ NO FUE SUFICIENTE

EMILIO MARQUIEGUI
Marca.com

La inteligencia del campeón mexicano Leo Santa Cruz disipó el sueño de Kiko Martínez de convertirse en campeón mundial en un segundo peso, el pluma. El sonriente Santa Cruz saltó al ring del Honda Center de Anaheim muy centrado y derribó en dos ocasiones al español en el primer asalto, la segunda de un derechazo que pudo ser definitivo. Pero sorprendió Kiko recuperándose y saliendo a por el campeón como subido en un tanque. El alicantino incluso derribó al mexicano en el segundo round, pero el árbitro lo consideró resbalón. Kiko, tras un comienzo estrepitoso, iniciaba el volteo de la pelea. Del rostro del americano desapareció la sonrisa y apareció una hemorragia nasal. Pero Leo es una estrella y en el cuarto recuperó fuelle y un rostro relajado antes de comenzar el definitivo quinto round. Kiko había perdido serenidad y se lanzaba demasiado frontal hacia los golpes rectos que Santa Cruz colocaba ordenadamente en el rostro del español. Y en cuanto Leo vio algo desmadejado a su rival, gastó todas sus energías en llevar a Kiko a las cuerdas y desgranarle varias andanadas de contundentes golpes que Kiko no pudo quitarse de encima, obligando al árbitro a parar la pelea.Tras las dos caídas, Kiko había reaccionado muy bravamente como campeón mundial que ha sido, y como siempre no se le puede reprochar nada a su entrega y valentía. Leo fue muy inteligente y encontró, tras algunos momentos de peligro, cómo neutralizar al todoterreno de Torrellano. Esperaremos a ver qué decide Kiko, que insinuó una retirada en caso de derrota. Ha sido campeón de Europa, del mundo y tiene un histórico palmarés, pero no sabemos si querrá seguir intentando mejorar tras fallar ante los grandes púgiles del momento.