jueves, 19 de agosto de 2010

Joe Cortez: Fugaz como boxeador y eterno como réferi



Velveth Siglo XXI

Lleva 23 años sobre un ring, unas tres mil peleas dirigidas [170 de campeonato del mundo] y está en el Salón de la Fama del pugilismo, “pero me siento como que apenas estoy empezando”, dice Joe Cortez, de fugaz paso como peleador, aunque inmortal como réferi.
“Para muchos soy el villano… casi con nadie quedo bien”, dice en broma Cortez, quien ha dirigido los combates de los mejores peleadores de la época reciente, como Julio César Chávez, Manny Pacquiao, Roberto Durán, Larry Holmes, Ricky Hatton, Floyd Mayweather Jr., Mike Tyson, Óscar de la Hoya, Erik Morales, Lennox Lewis, ‘Sugar’ Ray Leonard, Fernando Vargas, George Foreman, entre otros.
Gris presente…
El boxeo es una pasión para Cortez, pero lamenta las horas bajas que vive: “No hay peleadores de buen nombre en estos días. Faltan unos cien como JC Chávez, Roberto Durán, Ray ‘Sugar’ Leonard, Mike Tyson, Larry Holmes, Tommy Hearns, Marco Antonio Barrera o Salvador Sánchez (QEPD)”.
“En el peso completo, una categoría muy importante, no hay ninguno que destaque. En general, falta talento y nombres para que el boxeo suba otra vez”, dice el réferi, nacido hace 65 años en Harlem, Nueva York, de padres puertorriqueños.
“La crisis del boxeo no es por deportes como UFC o artes marciales, sino porque no hay peleadores con talento y buen nombre, como Manny Pacquiao”, destacó Joe, quien se dijo atraído por el estilo del juvenil mexicano Saúl ‘Canelo’ Álvarez: “Refrescará el boxeo con su juventud y talento. Tiene todo para ser famoso y es gran peleador”.
“Con el hijo de JC Chávez es diferente. Tiene talento, pero falta verlo contra los mejores de su peso, aunque no ha convencido al público por las comparaciones que le hacen con su padre y no es justo, pues para llegar a ese nivel hay que ser un súper peleador. Lo han manejado bien, lo cuidan y ya tiene experiencia. Hay que darle crédito. Así cuando enfrente a los mejores pienso que lo hará bien y será uno de los grandes”.
Cortez recuerda bien las grandes veladas con sueldos de lujo y lamenta que esos tiempos se han alejado del pugilismo: “Ahora no hay suficiente promoción para los boxeadores”.