lunes, 4 de enero de 2010

MÁRQUEZ VS. DÍAZ, LA PELEA DEL AÑO



DAN RAFAEL

Juan Manuel Márquez y Juan Díaz, quienes habían tenido su cuota de grandes peleas, produjeron una para el recuerdo cuando se enfrentaron por el campeonato de peso ligero.
Hubo una escena llamativa dentro del Toyota Center en Houston, donde 14,571 personas se presentaron para ver al ex titular Díaz, su boxeador local, enfrentarse al campeón defensor Márquez de México, quién también tuvo miles de fanáticos en la tribuna hispana hinchando por el.
Antes de la estelar pelea Márquez había prometido que iba a "dejar mi sangre mexicana en el ring para tomar esa victoria".
Díaz también, sabía que estaba en la puerta de una de las peleas más duras de su carrera. "Si me meto en un par de rounds duros y la tribuna empieza a cantar mi nombre eso me empujará a pelear más fuerte", dijo.
Entonces, cuando sonó la campana para dar comienzo a la pelea, no fue sorpresa que rápidamente se convirtiera en una batalla que nunca cedería. De hecho, el primer round resultó ser el round del año para ESPN.com.
Para cuando Márquez mandó a Díaz a la lona en el noveno round y luego lo noqueara de espaldas en la lona con un upercut de derecha derecho momentos más tarde, también habíamos visto la pelea del año para ESPN.com.
Mientras la tribuna se enloquecía durante el impactante segundo round, el anunciador de HBO Jim Lampley anticipó lo que sería la pelea: "Esta tribuna ya está de pie y podría quedarse de pie toda la pelea".
Lampley dijo eso porque Márquez y Díaz nunca le dieron una razón para sentarse. Díaz, 10 años más joven que Márquez, fue como un remolino con su golpe de alto impacto durante la primera mitad de la pelea. Pero Márquez, un veterano de categoría, fue el golpeador más duro y brillante a la hora de hacer ajustes, que hizo para ganar su cuota de rounds a medida que la pelea avanzaba.
Se dieron con sus mejores golpes una y otra vez. Márquez fue cortado sobre el ojo derecho en el quinto round y la sangre caía por el costado de su cara.
Durante ese round fue que el analista de HBO Max Kellerman realmente hizo un buen trabajo explicando por qué lo que estábamos viendo era tan bueno.
"Estos muchachos están peleando a un ritmo acelerado y poniendo tanto picante en cada golpe, y peleando a un alto nivel", dijo. "Uno no suele ver todos esos elementos combinados".
"Rafael Ramos (el referí de la pelea), no tuvo que separar a los muchachos en ningún momento", dijo un impactado Emanuel Steward, comentador experto de HBO.
A eso Lampley agregó, "Ni siquiera me di cuenta que estaba en el ring".
En el octavo round, fue Díaz quien sufrió un peor corte que Márquez a medida que la sangre caía de una herida infligida por uno de los sólidos ganchos izquierdos que Márquez le había dado.
Entrando al noveno round, Márquez y Díaz habían peleado una guerra monstruosa que estaba empatada hasta en las tarjetas. Un juez la marcó como empate mientras que los otros dos la marcaron una para cada uno. Pero Díaz, quien no había respondido bien a un corte serio durante la pelea contra Nate Campbell cuando perdió su título en el 2008, no respondió bien al corte tampoco. Díaz estaba en problemas, y Márquez lo mandó de cabeza contra las cuerdas con un uperuct.
Cuando continuó la pelea, Díaz aún se encontraba en mal estado y Márquez aterrizó ese fuerte upercut para anotar el pintoresco nocaut que bajó la persiana a la Pelea del Año con mucho lustre.
"El 28 de febrero es un poco temprano para proclamar la pelea del año, pero buena suerte al resto del deporte para producir algo tan bueno", dijo Lampley mientras cerraba la transmisión. Hubieron varias peleas impactantes durante el resto del 2009, pero nada superó el impacto de lo que Márquez y Díaz dieron esa noche en Houston.