lunes, 30 de enero de 2017

SANTA CRUZ SE VENGA DE FRAMPTON

ÁLVARO CARRERA
AS.com

El tiempo no pasó para Leo Santa Cruz y Carl Frampton. La segunda edición de su duelo comenzó justo donde lo habían dejado: en un intercambio terrible de golpes. Ambos volvieron a cruzar metralla. No se arrugaron. El combate fue de los mismos quilates que la primera vez, con un único cambio, Santa Cruz estuvo mejor. El mexicano aprendió de sus errores, supo mantener su distancia y aunque llegó menos, fue más certero. Al final de nuevo división dividida de los jueces (114-114, 115-113, 115-113), aunque el cinturón mundial del peso gallo por la Asociación Mundial de Boxeo (WBA, en inglés) y el ‘Dimante’ el Consejo Mundial de Boxeo (WBC) los levantó Leo Santa Cruz.
El mexicano quería venganza y se fue a por su rival. Manteniendo la distancia con el jab e imprimiendo una gran movilidad comenzó a castigar a Frampton, quien a pesar de verse sorprendido también cruzó buenos golpes en el primer asalto. En el segundo el ritmo bajó levemente, lo que provocó incluso el run run en la grada. Un espejismo. La guerra total volvió en el tercer episodio.
Fue en ese momento cuando Frampton logró desentrañar la estrategia de su rival. Acortó la distancia y con su movilidad comenzó a meter en aprietos al mexicano, quien no lograba llegar igual. Eso sí, Santa Cruz fue más listo en esta ocasión. Aguantó, no se desesperó y fue conectando menos golpes, pero más certeros a la zona de flotación del norilandés. Quería quitarle aire y movilidad. Desde el cuarto al sexto los dos querían imponerse, Frampton buscaba la corta distancia, Santa Cruz, la media. Ventaja para el europeo. En el séptimo el ritmo decayó y Santa Cruz mejoró, se apuntó el round. Ahí cambió el combate.
Frampton iba por detrás en las cartulinas, debía ser más agresivo. Lo fue. Santa Cruz, que parecía más cansado, se olvidó de su jab y movilidad. Se fue a la distancia corta. Los dos se dejaron todo sobre el ring. Buscaban la vía del cloroformo, no llegó, pero espectáculo sí. El público ardía en júbilo, los dos lanzaban golpes sin cesar. Frampton lo intentó, pero el castigo recibido le hizo ser más impreciso. Santa Cruz aguantó, golpeó y acabo cobrándose desquitándose e infligiendo la primera derrota profesional al norirlandés.
La historia de Carl Frampton y Leo Santa Cruz parece no tener fin. El ‘Chacal’ destronó al Terremoto en el primer enfrentamiento. Santa Cruz pidió revancha. Ahora fue al revés, y Frampton hizo lo propio. Aunque el primer en pedir un tercer combate fue el propio campeón mundial. Santa Cruz afirmó que con este resultado se daba inicio a una trilogía. El norilandés recogió el guante. “Se que Leo es un hombre de palabra… se que habrá una tercera pelea y esta vez quiero que sea en Belfast”, sentenció.