lunes, 23 de mayo de 2016

ERISLANDY LARA RETUVO CON LO JUSTO

Salvador Rodríguez
ESPN Digital

Con lo justo, Erislandy Lara ganó a Vanes Martirosyan en el evento estelar de Mayweather Promotions y TGB Promotions en el Cosmopolitan de Las Vegas, y retuvo el campeonato Superwélter de la Asociación Mundial de Boxeo por la vía de los puntos, eliminando las dudas que había tras un empate en 2012 que obligó a este desempate.
Erislandy se llevó tarjetas de 116-111, 115-112 y 116-111, que dejaron testigo de su superioridad en el ensogado. Lara mejoró su marca a 23-2-2 y 13 nocauts, mientras que Vanes, a quien le fue descontado un punto en el round 11 por golpe bajo de manera injusta, se quedó con 36-3-1 y 21 nocauts.
Lara dijo que había que aprovechar la ocasión de estelarizar una sólida función, y dejó en claro, y dejó en claro que es mejor que Vanes, mas no pudo dominar como quería ni lucir, pues por momentos Martirosyan lo castigó buen al cuerpo y le hizo sufrir en más de una ocasión.
Erislandy fue muy efectivo y selectivo con sus golpes rectos, logró conectar fuerte a Vanes en el rostro y evitó muchos impactos que le lanzó el peleador armenio. La pelea resultó entretenida pero no lo suficiente para pensar en una jornada brillante para el cubano.
La pelea tuvo sus incidentes, más de una ocasión se dieron topetazos en el ensogado pero esta vez no hubo cortada que impidiera que recorrieran toda la ruta, como ocurrió en su primer combate en el que terminaron empatados tras el cabezazo.
Vanes tuvo sus momentos, comenzó golpeando fuerte en las zonas blandas y en ese afán se llevó un par de advertencias antes de que le descontaran un punto. Para muchos, ganó al menos cuatro o cinco rounds en el combate, pero cuando Lara bajó el ritmo no fue lo suficientemente efectivo para sacar la victoria.
Fue la cuarta victoria en fila para Erislandy desde que cayó ante Canelo Álvarez en 2014. Fue además la cuarta defensa del cetro Superwelter de las 154 libras para el cubano, quien lanzó un reto a Canelo Álvarez y Gennady Golovkin, para dejar en claro sus intenciones de buscar una pelea grande.