domingo, 3 de mayo de 2015

MAYWEATHER SIGUE INVICTO

JOSÉ MANUEL MORENO

El estadounidense Floyd Mayweather (48-0, 26 KO) venció por decisión unánime al filipino Manny Pacquiao (57-6-2, 38 KO) y retuvo las coronas mundiales del peso wélter del WBC y WBA, haciéndose también con la de la WBO. 16.507 espectadores llenaron en noche histórica el lujoso MGM Grand Arena de Las Vegas. Sorprendió en los habituales prolegómenos la presencia del himno mexicano, quizás para enervar a los presentes, y la afonía de Michael Buffer, speaker junto a Jimmy Lennon Jr. de la velada. La pelea comenzó a las 5.58 a.m. de España. Las hostilidades las rompió inopinadamente Floyd Mayweather con un primer round muy agresivo llevando la iniciativa ante un sorprendido Pacquiao. En el segundo round el filipino salió con más chispa, metiendo su derecha y llevando a su rival a las cuerdas, zona que por otra parte nunca le hace ascos el boxeador estadounidense. En el tercero continuó el ritmo que más le convenía a Pacquiao. Por vez primera en nuestras vidas, y hemos visto casi todos sus combates, se veía un Mayweather inseguro, con muchas dudas a la hora de aplicar la estrategia adecuada. En el cuarto round "Pac Man" soltó una buena izquierda, se seguía viendo un Mayweather incómodo. En el quinto asalto, aleccionado por su padre en la esquina, que hacía evidentes gestos de desaprobación de cómo llevaba la pelea, Mayweather salió más agresivo, soltando más manos y con la movilidad y pasos laterales que siempre le caracterizaron. En el sexto asalto Manny Pacquiao realizó buenas combinaciones, aunque llegar con nitidez a "Money" sea empresa punto menos que imposible. Mayweather negaba con la cabeza cada vez que le atacaba Pacquiao. El séptimo asalto fue uno de los más igualados de la pelea, con un Mayweather de más a menos. Bien el norteamericano en el octavo, sacando magistralmente su jab a pasear con frecuencia. En el noveno asalto, Pacquiao lanzó serias acometidas, ante las que se defiendió bien Mayweather, que por vez primera utilizó el boxeo a la contra, que se echó en falta durante toda la contienda. El décimo round fue el más gris de la pelea, sin un ganador claro. El undécimo episodio representó los mejores tres minutos del boxeo de "Money" Mayweather, dando buenos golpes y sin recibir nada a cambio. Y el último capítulo de este "Combate del Siglo" nos dejó un Pacquiao muy cansado y un Mayweather con una movilidad increíble para sus ya 38 años. Sonó la campana y después de abrazarse ambos púgiles, llegó la explosión de júbilo incontenible por parte del invicto boxeador de Grand Rapids, seguro de su victoria, y desafiante ante un público que había jaleado mayoritariamente al boxeador forastero. Según Compubox, Pacquiao lanzó 429 golpes, conectando solo 81, un raquítico 19 %. Por su parte, Mayweather lanzó 435 golpes, con un 34 % de efectividad, ya que conectó 148. Llegó la hora de las lectura de las cartulinas, y sorprendió especialmente la amplitud de la de Dave Moretti, 118-110, demasiada amplia a todas luces para el americano, resultando más ajustadas a lo presenciado las de Burt Clements y Glenn Feldman, 116-112 para Mayweather, que alcanza los 48 triunfos, a uno solo de la marca del mítico Rocky Marciano. Tras la pelea, el astro americano declaró: ""Gracias a Dios por esta victoria, gracias a los fans que vinieron a Las Vegas, Pacquiao es un fuerte competidor, me conectó un par de veces, tuvo sus momentos, pero hice una pelea inteligente, me salí", dijo Floyd, que ante la posibilidad de llegar a las 50 victorias, sentenció: "Mi última pelea es en septiembre". Igual de tajante se mostró el perdedor del combate: "Creo que gané la pelea", haciendo hincapié en el hecho de que no salió al cien por cien, por haber sufrido una lesión en un entrenamiento el pasado 11 de marzo. "Yo también tenía lesiones antes de la pelea, y salí vencedor" replicó Mayweatyer. En fin, pasó el "Combate del Siglo" que hará correr ríos de tinta y que quién sabe si con ellos, un combate de revancha.