sábado, 18 de octubre de 2014

PACQUIAO DEBUTA COMO JUGADOR DE BALONCESTO EN FILIPINAS

JESÚS MÍNGUEZ
AS.com

Dos hombres cruzaban los dedos el pasado sábado, temiendo una lesión, mientras un base de 1,69 metros hacía su debut en el baloncesto profesional con los Kia Sorento en un partido de pretemporada de la Liga de Filipinas, que arranca el domingo.
El base, que además ejerce de entrenador, era Manny Pacquiao, historia del boxeo con 35 años y actual campeón del welter de la OMB. Los que cruzaban los dedos, Freddie Roach, preparador del también congresista tagalo, y Bob Arum, promotor de Top Rank. Pacquiao tiene cita en el Venetian Casino de Macao (China) el 22 de noviembre para defender su título frente al invicto estadounidense Chris Algieri (20-0) en una velada en la que se ha garantizado más de 15 millones de euros. Un jugador de primer año en la PBA, la liga filipina, cobra un máximo de 2.500 euros al mes...
 “No se preocupen. Soy más boxeador que jugador de baloncesto, y no voy a poner en peligro mi pan de cada día”, tranquilizó PacMan tras el partido que perdieron frente a los Blackwater Sports (77-88) y en el que anotó un punto y perdió dos balones. Precisamente los blackwaters serán rivales en el debut liguero en el Philippine Arena de Bulacan. “Manny me ha asegurado que estará y que jugará un par de minutos. Lo único que le he dicho es ‘por favor, no te lesiones”, relató Chito Salud, el comisionado de una liga que ha crecido este año con el Kia Sorento, que eligió al boxeador con el número 11 del draft. Es el más mayor en debutar y también el más bajo de la competición.
Pacquiao, amigo de ex de la NBA como Reggie Miller o Charles Barkley, estuvo en septiembre en el campus de entrenamiento de los Golden State Warriors. Y expresó su deseo de fichar al polémico Metta World Peace, ahora en China. Minutos no jugará muchos, pero la publicidad para el equipo y la liga están aseguradas.

Runrún de un duelo con Mayweather
El sitio del dorsal 17 de los Kia Sorento, que luce además un estilo poco ortodoxo a la hora de lanzar (se coloca el balón tras la coronilla tipo Larry Bird), está todavía en el ring. Sobre todo cuando vuelve el runrún de que podría por fin cerrarse un supercombate con Floyd Mayweather, el actual Rey Midas, invicto en 47 duelos a sus 37 años. “Va a suceder, esa pelea se va a dar en 2015”, reveló el padre de Floyd a una web especializada. Las divergencias sobre dinero, controles antidopaje y la inquina de Mayweather hacia Bob Arum han hecho hasta ahora imposible el que sería Combate del siglo.