viernes, 3 de mayo de 2013

MAYWEATHER REGALA UNA LIBRA EN EL PESAJE

ESPN.com

"Llegó la hora del Rock & Roll", gritó Robert Guerrero, emocionando a los casi cinco mil aficionados que se dieron cita en el pesaje realizado en la Arena Garden del MGM Grand, en el que 'Ghost' pesó 147 libras, una más que el astro mundial, Floyd Mayweather Jr.
Pero no era necesario gritar o pedir apoyo, ya en ese largo 'Face to Face' entre Mayweather y Guerrero había electrizado a miles en las gradas, como seguramente lo harán este sábado en la que será la décima presentación estelar de la que es su casa, el MGM. Tras un ambiente que no presagiaba precisamente la presentación estelar de Mayweather y compañía, bastó que Robert se despojara de su ropa y subiera a la báscula para marcar el límite Welter, categoría en la que es Campeón Interino avalado por el Consejo Mundial de Boxeo. La fiesta empezó. Llegó el turno para Floyd y entre gritos de apoyo y abucheos subió a la báscula mascando chicle, exhibiendo el cuerpo que labró en el gimnasio y que, espera, le dé el triunfo ante un 'Fantasma' que viene dar la pelea de su vida. Pero aún vino lo mejor. Eric Gómez, de Golden Boy, le pidió a Floyd y Robert posaran para las cámaras y cuando lo hicieron, elevaron su adrenalina y la de miles en esta ciudad que espera ver no menos que una guerra entre estos dos Welters. Rompieron el enfrentamiento, sin una palabra, sólo una mirada que llevaba sentimientos de respeto, orgullo y odio a la vez. Floyd fue a entrevista y Guerrero pidió a la gente gritara para sacarlo de sus casillas, pero no lo logró. Mayweather ha cambiado, se le notó serio, confiado en sus habilidades, no necesita hacer más para venderse. Cuando tocó el turno a Robert, exclamó: "Vine a ganarle, es tiempo de Rock & Roll", y así culminó la ceremonia de pesaje que dejó a la fanaticada con ganas de más, con ganas de que suene ya la campana para ver la que, esperan, sea la pelea del año.

1 comentario:

Enrique Rodrigo dijo...

Apuesto que Guerrero va a ganar por KOT a Mayweather. Sí, contra todo pronóstico. Me la juego