lunes, 17 de septiembre de 2012

LA REVANCHA PUEDE SER EN EL COWBOYS STADIUM


ESPN.com
Se dio un paso atrás en la carrera de Julio César Chávez, pero no se ha terminado. El futuro del joven boxeador aún es largo, y a pesar de que fue una dolorosa derrota, el hijo de la leyenda debe pensar qué sigue ahora. "Empecé frío la pelea, dejé ir muchos rounds y pensé mucho para tirar golpes", comentó Chávez Carrasco. "Me ganó con su experiencia".
Clave de todo boxeador para llegar a las grandes esferas del deporte de los golpes. Su esquina no quiso adelantar qué seguía para Julito pero habrá un par de meses de descanso, ya que el castigo recibido pagará factura.
"Nunca me lastimó, sabe dónde golpear pero nunca me lastimó", reconoció el hijo de la más grande leyenda del boxeo mexicano.
Ésta fue la tercera pelea del año para Chávez Carrasco y ahora se terminará el 2012 con muchas cosas en la mente, se reunirá con su equipo y familia para decidir el camino a tomar.
Freddie Roach quiere que suba a las 168 libras para que esté más cómodo y se siente mejor físicamente, mientras que el padre dijo que primero debe sanar las heridas y después pensar en el futuro.
La fractura de Maravilla en la mano izquierda y una posible lesión en la rodilla, como lo reportó Dan Rafael de ESPN.com, pondrán en la congeladora a Sergio lo que resta del año. El 2013 se podría firmar la revancha y como dijo Bob Arum tal vez se haga en el Cowboys Stadium.
"Su mano estaba rota, cayó a la lona, su rodilla estaba mala, pero se levantó y no buscó amarrar. Salió a pelear", dijo Lou DiBella, promotor de Martínez. "Sergio Martínez es un hombre entre hombres. Él pudo amarrar y abrazar a Chávez o simplemente mantenerse lejos, pero él no es así. Él quería pelear hasta el final para noquear a este muchacho".
Con el último round que dieron y la excelente expectativa del Pago-Por-Ver que aseguró DiBella, la revancha es casi segura para el primer tercio del siguiente año. Lo que le servirá al Junior para preparase y considerar cambiar de estrategia esta vez.
"(Debo) tirar más golpes y no empezar tan tarde, desperdicié muchos rounds, lo dejé trabajar, me sentí amarrado, la verdad que no es un peleador que no pegue tan duro", aseveró Julio.
El titular de la empresa Top Rank, Bob Arum, declaró que Jerry Jones, dueño de los Dallas Cowboys, le propuso la revancha entre el mexicano, Julio César Chávez Jr. y el argentino Sergio Martínez, en el Cowboys Stadium.

"Recibí una llamada de Jerry Jones, él quiere hacer la revancha en el Dallas Cowboys Stadium el próximo año con más de 100 mil personas", aseguró en conferencia de prensa, luego de la pelea que protagonizaron este sábado en las Vegas, Nevada, que conquistó el sudamericano por decisión unánime y que provocó mucha emoción y polémica en el mundo boxístico.



2 comentarios:

Oliver dijo...

Si pudiera, la mejor opción de Martínez es intentar todo lo posible para pelear con Floyd. Se sabía que, boxeando, la pelea sería tal cual, quizás me soprendió la mandíbula de Chávez (sabía que era buena, pero no tanto)y cómo el mexicano lo cazó al final. Una revancha sería un riesgo si el mexicano atina con la estrategia, sino, más de lo mismo. Por su parte, una pelea cotra Gennady Golovkin, sería muy peligrosa, porque no me cabe la menor duda de que éste le cazaría unas cuantas veces al argentino, noqueándole. En una pelea sin intercambios ganaría claramente Sergio Martínez, pelo el ucraniano pega muy duro, aunque el argentino las toma, porque siempre se levanta. Floyd es el rival ideal, por bolsa, por legado y por estilo.

Miguel Fernández Molina dijo...

Si no llega a reaccionar con coraje Chávez Junior en el último asalto no creo que se vendiera la opción de una revancha. El dominio de Maravilla durante 11 asaltos fue mayor incluso de lo esperado. Qué bien y qué bonito boxea Sergio.

Vi mucha diferencia de nivel, más de la que suponía. Eso sí, si "enloquece", Junior es peligroso. Lo demostró. Esa será su baza para vender publicitariamente la revancha.